SUEÑOS DE ROBOT
SUEÑOS DE ROBOT Isaac Asimov
Título original: Robot Dream
Año de publicación: 1986
Editorial: Plaza & Janés
Colección: Jet nº 14
Traducción: Rosa S. de Naveira
Edición: 2000
ISBN:
Precio: 5,49 EUR
Comentarios de: Jorge Romo

Cuando tuve la oportunidad de asistir al estreno de la película YO, ROBOT, me di cuenta que esa cinta hollywoodense provocaría irremisiblemente que Asimov se revolcara en sus cenizas. Y es que el personaje que protagoniza Will Smith no encaja en ningún recoveco del mundo de los robots basados en las tres leyes de la Robótica que en su momento creara el Buen Doctor. Asimismo, la doctora y robopsicóloga Susan Calvin, a diferencia del estereotipo que los lectores percibieron en los relatos originales, manifiesta una imagen, digamos, muy femenina.

Ahora bien, la película es una suerte de maraña asimoviana elevada al paroxismo extremo con ideas tomadas ligeramente de una y otra obra dentro del mundo cienciaficcionero creado por el buen Isaac: las tres leyes de la Robótica tomadas de la antología original de YO, ROBOT, la aparición de Multivac (la súper-computadora en versión degenerada gringa) la cuarta ley de la Robótica o ley Zero tomada de la novela ROBOTS E IMPERIO, etc.

Los problemas que le encuentro a la cinta van desde las miles de cientos de chorromiles de balas desperdiciadas, los vuelos al estilo MATRIX que uno de los robots elegante y acrobáticamente realiza, la falta de cerebro del personaje de Smith ante todo tipo de situaciones, etc. Ahora bien, estas cuestiones rondaron mucho tiempo por mi cabeza, y no fue hasta que me conseguí esta antología de relatos que mis ideas enmarañadas tomaron forma. A final de cuentas, la película será recordada por los efectos especiales, por su inspiración en algunos de los relatos de este libro y nada más.

A diferencia de lo expuesto con antelación, SUEÑOS DE ROBOT sobresale como una de las mejores antologías que me he encontrado acerca de un autor en particular. Fue publicada allá por 1986 y muestra una selección variadísima y profusa de relatos y una que otra novela corta de ciencia-ficción que bien tuvo su éxito y que fue un regalo más para todos los seguidores de Asimov.

Lo primero a resaltar es que hay algunos relatos que ya se habían recopilado en otras selecciones. Tal es el caso de EL PEQUEÑO ROBOT PERDIDO, LA ÚLTIMA PREGUNTA, LA BOLA DE BILLAR, etc. Esto por supuesto no quita el atractivo a la recopilación. Hay muchas narraciones que nunca antes habían aparecido en algún libro después de su publicación en las revistas especializadas. Otra cosa interesante es que se regala al lector una introducción muy amena sobre el origen tanto de la palabra Robótica creada por Asimov, así como del uso de este término en la industria y en los laboratorios. El autor nos confiesa que no se le ocurrió inventar la palabra computadora, actividad creativa que le hubiera valido un reconocimiento más.

Ahora bien, esta recopilación no trata solamente de robots y posiblemente la podríamos dividir en tres temas: los cuentos y tramas clásicos de robots asimovianos, la vida y tiempos de Multivac (haciendo alusión a un relato que no viene en la antología pero que me parece adecuado para titular) y ciencia-ficción hard en general.

Entre los defectos que caracterizan al librito, en especial a esta edición, es la mala traducción, los errores biográficos referentes a Asimov, la falta de un índice de relatos y la incompleta mención de los títulos originales en inglés. Aunque un aspecto interesante es la atractiva y regulada participación de Ralph McQuarrie, dibujante y creador de los alienígenas de la película COCOON. Su participación en el libro radica en la ilustración de algunos de los relatos con dibujos originales muy bien hechos; lo mejor de todo es que aparecen solamente de vez en cuando a lo largo de toda la lectura y que ejemplifican la idea general sin irse más allá de su cometido.

Solamente uno de los relatos que conforman el libro fue escrito para la ocasión: SUEÑOS DE ROBOT: cuento corto que fue nominado a los premios Hugo y Nébula y que consiguió condecorarse con el Locus en 1987. Los demás textos van desde 1947 hasta la fecha en que se realizaba la antología:

EL PEQUEÑO ROBOT PERDIDO. Si ustedes presenciaron el inicio de la mencionada película de YO, ROBOT, hagan de cuenta que este primer relato, aparecido también en la recopilación original del mismo nombre, se desenvuelve muy bien sin los balazos de Will Smith. El relato habla precisamente de la desaparición de un robot y los esfuerzos de Susan Calvin por encontrar a este ejemplar que tiene una pequeña variación en las tres leyes. La historia es una muestra clara de fusión entre ciencia-ficción y relato policiaco.

SUEÑOS DE ROBOT. Este relato es una muestra clara de la posible humanización de un robot. Cuando uno de éstos es modificado y comienza a soñar, Calvin tendrá que tomar una simple pero comprometedora decisión con respecto a este nuevo modelo. Quizás es el mejor relato de la recopilación y a la vez, una profunda historia que puede poner los pelos de punta a cualquiera sobre los alcances de la tecnología humana.

¿CRIAR UN HOMBRE...? Una trama que abunda de misterios, posibles conspiraciones, discusiones entre científicos, etc. Una sencilla disputa por la fabricación del primer campo de fuerza repelelotodo se convierte en una trama filosófico-científica, cuando al final, uno de los personajes se pregunta si los humanos no somos más que simples bacterias cultivadas por seres superiores. Es una historia más sobre la búsqueda de la situación del ser humano en el Universo.

ANFITRIONA. Quizás mi relato preferido en este libro. Un científico extraterrestre visita la Tierra y es hospedado por un matrimonio común y corriente. Su interés es sencillo: la búsqueda de la cura de una extraña enfermedad que afecta a cuatro de las cinco especies inteligentes en la galaxia exceptuando a los humanos. La sorpresa llegará cuando se descubra que hay una sexta raza alienígena escondida en el lugar menos esperado. Este es uno de esos relatos que te hacen pensar en biologías tremendamente distintas a la humana.

SALLY. Posiblemente sea el relato más flojo del libro. En lo particular, nunca había leído un relato de coches-robot y este en especial, trae consigo una escena final cargada de un poco de acción hollywoodense. Un hombre cuida una finca de coches avanzados tecnológicamente hablando. Cuando un extraño sujeto desea poseer a uno de los mejores modelos, Sally, se desatará inesperadamente una pequeña batalla campal.

ESQUIROL. Hasta en el espacio exterior encontraremos problemas con respecto a la clase trabajadora. Cuando en Elsevere, un pequeño asteroide, se desata la huelga, el personaje principal tratará de ayudar sin saber el conflicto interior que desatará en cada uno de los habitantes de aquel lugar.

LA MÁQUINA QUE GANÓ LA GUERRA. Multivac es la gran súper-computadora que ha maximizado el rendimiento de los programas militares en el futuro. Justo al final de una guerra, los humanos se preguntan, ¿hemos ganado la guerra? ¿O Multivac es quien se lleva la medalla de la victoria? Es uno de esos relatos donde nuevamente vemos la posible capacidad que podrían tener las máquinas para cobrar conciencia propia.

LOS OJOS HACEN ALGO MÁS QUE VER. Los humanos, después de trillones de años, ahora son formas energéticas que pululan por todo el Universo. Pero resulta que uno de ellos por una fracción de tiempo, parece añorar algo. Este es un relato sobre la existencia, sobre la posibilidad de abandonar completamente la materia para encontrar la inmortalidad.

A LO MARCIANO. Releer esta novela corta me recuerda que el ser humano podría encontrar recursos donde sea. Y es precisamente esta historia, donde los humanos que habitan las colonias marcianas, se las ingenian para buscar agua más allá del cinturón de asteroides y solucionar una crisis diplomática de corte interplanetario.

PRIVILEGIO. Es una historia bastante sencilla que me recuerda la novela EL CETRO DEL AZAR. Sólo que esta vez Multivac es la encargada de elegir a los nuevos gobernantes de la humanidad. Una vez más, Asimov explora la posible dependencia que podrían tener los seres humanos de su propia tecnología.

EL CHISTOSO. Este uno de mis relatos favoritos. Nuevamente Multivac es uno de los personajes, sólo que en esta ocasión es la simple máquina que permite a los humanos descubrir el origen del humor y la terrible consecuencia que acarrea este descubrimiento. Esta historia quizá podría ser un poco partidaria de aquella idea sobre el peligro que conlleva querer saber el por qué de algunas cosas.

LA ÚLTIMA PREGUNTA. Siendo la décima vez que leo este relato, en esta ocasión se me ocurre platicarles el comentario que una compañera de inglés me dijo hace poco acerca de este cuento: Nunca jamás había visto un tratado como este donde se resolviera el problema de la Entropía de una manera tan eficaz.

¿LE IMPORTA A UNA ABEJA? Este es una narración más donde se muestra el miedo a la era atómica y la incomodidad de los seres humanos en aquel periodo de tiempo conocido como la guerra fría. Esta vez un ser extraterrestre proveniente de una avanzadísima raza de seres es el causante del final de la amenaza de una guerra nuclear y del regreso de la estabilidad al planeta Tierra. Algunos relatos escritos en aquella época tenían esa idea clara del final por arte de magia de la amenaza de una posible Tercera Guerra Mundial.

RIMA LIGERA. Una dama fina y distinguida fascina a sus invitados con exposiciones artísticas basadas en la luz. Este cuento breve recuerda a aquellas situaciones donde a parte de que tarde o temprano se conoce la verdad, muchas veces los que la ocultaban pueden salir perjudicados para siempre.

LA SENSACIÓN DE PODER. Un nuevo método aritmético permitirá que la industria militar tenga cada vez mayor poder. Es una pequeña narración en donde se muestra que la mente humana es miles de veces más avanzada que la mejor computadora jamás construida.

ESCRIBA MI NOMBRE CON UNA S. Un futurólogo (o mejor dicho, un alienígena disfrazado como tal) cambia por completo la suerte del protagonista y crea toda una serie de enredos políticos cuando recomienda a este que cambie la letra Z de su nombre por una S.

EL CHIQUILLO FEO. Este es sin lugar a dudas uno de los relatos más conmovedores jamás escrito por el buen doctor y que inspiró a Robert Silverberg a escribir aquella novela del mismo nombre en co-autoría con Asimov. En el futuro, es posible traer objetos, plantas, animales y personas del pasado. Uno de los ejemplares traídos al presente es un niño Neanderthal. Miss. Fellowes será la encargada de cuidar y dar cariño a ese infante que ha sido arrebatado de sus padres y que es considerado como una especie de fenómeno en todo el mundo. Lo que nadie sabe es que esta mujer llegará a amar tanto al niño que será capaz de hacer cualquier cosa para no separarse de él.

LA BOLA DE BILLAR. La búsqueda de la antigravedad traerá como consecuencia una gran rivalidad entre científicos. Este es un relato estrictamente científico con su propia trama y enredos.

AMOR VERDADERO. ¿Hasta qué punto pueden parecerse las máquinas a los humanos? ¿Y las computadoras? Se maneja en esta narración que a final de cuentas, los seres humanos podríamos ser una especie de programa o programas coordinados. Milton es un programador que busca a su amor verdadero a través de Joe, un programa conectado a Multivac. Mientras este hombre utiliza los medios disponibles para encontrar a una mujer que sea de su tipo, cometerá un grave error cuando dé demasiados datos a su programa; sobre todo, datos de todos los aspectos de su personalidad.

LA ÚLTIMA RESPUESTA. Cuando un científico muere, descubre que puede flotar y que se observa a sí mismo muerto. Cuando continua su camino, descubre una voz que le habla: es el creador de todas las cosas. Esta narración nos lleva al viejo mito de la vida después de la muerte, aunque con un tono más científico y racional.

QUE NO SEPAN QUE RECUERDAS. Cuando un hombre se somete a un proyecto en donde se crea un fármaco para mejorar su memoria al máximo, su vida cambiará por completo a tal grado que causará problemas a todos y a la vez su nuevo don le dará la facultad para convertirse en un hombre poderoso en muy poco tiempo. Si bien esta pequeña historia parece más un cuento empresarial, el lector captará que una pequeña habilidad extra, si se aprovecha bien, puede dar mucha ventaja sobre los demás.

© Jorge Romo, (2.071 palabras) Créditos