EL JUEGO DE ENDER
LOS AÑOS DE LA CIUDAD Orson Scott Card
Título original: Ender's Game
Año de Publicación: 1977
Editorial: Ediciones B
Colección: Libro Amigo, Ciencia Ficción nº 9
Traducción: Antonio Sánchez Fernández
Edición: abril de 1987
ISBN:
Precio: ---

Quizás estamos hablando de una de las novelas que se ha convertido en paradigma, tanto en la identificación psicológica de los personajes como en un aspecto los juegos de guerra, y es, sin ninguna duda, una obra pionera en la descripción de la realidad virtual. Es una de las novelas indiscutibles del género; sin embargo, se ha quedado en una tierra de nadie entre la ciencia-ficción clásica y la New Wave, un pequeño encallamiento que no impide que sea merecidamente lo que es: una de las piezas más importantes de la historia de la ciencia-ficción, digna merecedora de un Nébula y un Hugo.

Ender Wiggin es un niño de seis años, el tercero de la familia, algo totalmente inusual. Es elegido para ser entrenado en una estación espacial, después de que su hermana mayor y su sádico hermano Peter no fuesen declarados aptos. El entrenamiento es descrito con todo detalle; en la estación, los jóvenes se distribuyen en grupos que compiten entre sí, en gravedad cero, con rifles que paralizan sus armaduras. Ender asciende rápidamente en la jerarquía de la estación, convirtiéndose en un líder nato. El objetivo final es encontrar a alguien suficientemente capaz como para dirigir las flotas terrestres contra los insectores, una especie alienígena con un modo de pensar completamente diferente al humano.

Con tan excelentes mimbres, quizás EL JUEGO DE ENDER haya acusado el tener un protagonista infantil (aunque la novela deje claro que de una notable inteligencia), y por ello tal vez cueste más de la cuenta tener esta novela en la mayor consideración. Además, se hizo en su tiempo una película, más o menos en la época de Juegos de guerra, y quizás a su sombra; la película era bastante infame, y lo cierto es que seguramente vino a perjudicarle aún más. Sin embargo, solo una gran obra soportaría todo esto manteniéndose en lo más alto de las listas de mejores novelas de la historia.

Hay algunos apuntes que hacer sobre esta novela, ya que Ender y buena parte del trasfondo son la remasterización del Ansset y la Casa de Canto de EL MAESTRO CANTOR, escrita siete años antes. Evidentemente, este extraño reciclaje de ideas resta genio a la novela, pese a lo cual, por sí misma y de forma independiente, sigue siendo una excelente obra.

Calificación:

Narrativa: 6, Argumento: 3, Originalidad: 6, Global: 5


Resumen: La Tierra se ve amenazada por una raza extraterrestre que se comunica telepáticamente y considera no tener nada en común con los humanos a los que quiere destruir. Para vencerles es necesario un genio militar y por ello se ha permitido el nacimiento de Ender. El tema central es un cliché ya viejo en la CF: la formación militar de un cadete espacial (aunque el tratamiento es radicalmente diferente de otros clásicos como TROPAS DEL ESPACIO ó BILL, HEROE GALACTICO), una personalidad excepcional en medio de un ambiente de gran presión y complejidad tecnológica. A la habilidad en el tratamiento de las emociones que es habitual en Card, se une aquí el interés por la utilización de simulaciones de ordenador en la formación militar y estratégica del protagonista. El estilo que ha caracterizado la obra de Card posee un tono intimista y poético, con temas relacionados principalmente con el mundo del arte.

Después de leer mi primera obra de Card no puedo por menos que estar de acuerdo con otros contertulios: el autor maneja estupendamente sentimientos, ambientes y psicología de personajes, pero naufraga a la hora de mantener una coherencia argumental y, sobre todo, un mismo nivel de interés y calidad. Es decir, resulta irregular.

La novela no es brillante, pero sí dinámica y entretenida, con diálogos realmente conseguidos. El disfrute está garantizado a costa de que el lector reciba todo hecho, sin pretensiones. Eso tiene un nombre: estilo Best Seller; realmente esperaba mucho más de Card y su multipremiada obra, aunque la crítica (ver presentación de Miquel Barceló) ya advertía que tiene obras mejores.

CALIFICACION: 8 (en principio un 7, pero mejora mucho al final)

La novela resulta previsible, el símil de los insectores y la colmena es cuanto menos poco original: la mente única de los insectores y su reina dirigente se ve a la legua y lo mismo que la sala de simulacros de batalla no representa un juego sino que es la batalla real (creo que el único que no se entera es el listillo de Ender).

El final resulta muy cinematográfico (vuelta al mundo de su sueño), aunque tengo mis dudas sobre cómo llevar a la pantalla ciertas cosas: sala de simulaciones en gravedad cero, los pensamientos de Ender (necesario una voz en off), manejar a niños como si fueran adultos, etc. En realidad no suceden demasiadas cosas ni existen demasiados interrogantes en la novela, ésta narra más las vivencias y personalidad del protagonista y reflejar eso en una película es ciertamente difícil.

Como anécdota, uno de los personajes resulta ser español y de nombre Bonito Madrid (¡toma ya!); con un nombre tan hispano su apodo no podía ser menos: Bonzo. Por supuesto, ser hispano va necesariamente acompañado de todo su habitual dechado de virtudes: orgulloso al extremo, egocéntrico, envidioso... Todo un cliché que unido al formato Best Seller de la novela no desentona demasiado.

Me queda la duda de cómo definir en una palabra la novela: ¿Bélica? ¿Epica? ¿Formación Personalidad? ¿Niños? ¿Contacto Alienígena?

© Mariano Villareal, (500 palabras)

Cuanto más lo pienso mas creo que los niños son de por si crueles, mas que nada, porque no poseen todavía los frenos que les enseñan a comportarse "socilamente" y si los tienen están poco arraigados. Es interesante leer EL SEÑOR DE LAS MOSCAS de Golding que habla de la regresión a un salvajismo tribal de unos educados niños de un colegio inglés cuando se cae el avión que los transporta a una isla desierta. es desagradable, pero genial y realista.

De todas formas no es que el niño sea sádico o maligno bien que a veces lo parece, es que el pecado y la prohibición no son naturales. Ellos no entienden porque no pueden hacer tal cosa, dado que eso es algo que no se hereda, se aprende.

La monstruosidad de EL JUEGO DE ENDER no está en eso sino en que estos niños tienen pocos prejuicios acerca de hacer daño a los demás como corresponde a un niño, pero además reaccionan constantemente como adultos. Creo que esa es la reacción básica de desasosiego, que son falsos niños.

Otra cosa curiosa es la absoluta escasez de niñas en esa "escuela militar". Card que casi siempre escribe poco de mujeres y casi nunca desde su perspectiva de una forma realista, salvo tal vez en Wyrms, creo que aquí mete la pata. Si hubiese un prohibición, para que hubiese mujeres, por cualquier razón, por pensar algo, para tener mas soldados el día de mañana ante los insectores hubiese sido lógico, pero si hay mujeres, ¿porque solo dos o tres? No tiene ni pies ni cabeza.

Este libro es curioso, cuando lo empecé a leer me gustó como novedad, pero cada vez lo encuentro mas falso, solo hace unos meses y antes de leerlo otra vez creía mucho mas en el.

De todas formas hay que reconocer que se lee de un tirón y que resulta interesante

© Antonio Rodriguez Babiloni, (315 palabras)

Apareció en forma de novela corta en 1977, obteniendo en 1978 el galardón Campbell Award, el premio Nebula en 1985 y el Hugo en 1986. Todos ellos a mi modo de ver merecidos.

La obra es un clásico, un relato perfectamente estructurado, juega tanto con la sicología del posible lector, haciendo que éste tienda a identificarse con el protagonista (Ender), como con la de los distintos personajes que van apareciendo, enganchándolos a los dos; y esto que aparentemente es un truco de escritor, es lo que la convierte, independientemente de su éxito, en una novela genial.

Ender, el personaje central, sin entrar en el bosquejo típico de tipo autoritario, lo hace ser autoritario utilizando técnicas empáticas y de dirección dignas de un curso Dale Carnegie, en definitiva moderniza el personaje y cierra el circulo de identificación con el lector, habituado a ser objeto de dichas técnicas. Y no es en absoluto una crítica sino un reconocimiento a su saber hacer.

La Tierra se ve amenazada por una raza extraterrestre, la primera con la que se tiene contacto, que se comunica telepáticamente y cuya estructura social está fuertemente jerarquizada. La comunicación entre ambas especies es nula y el enfrentamiento se vuelve inevitable. Para vencerles se necesita un genio militar y la Tierra se esfuerza en encontrarlo, formarlo y prepararlo para ese momento. Ender es una anomalía, es el tercer hijo de una pareja en un mundo donde la parejita es el límite de descendientes. De alguna manera el autor nos presenta a Ender como un ser ambivalente, resultado de la combinación de las distintas peculiaridades de hombres y mujeres; entre el carácter de una hermana demasiado débil para el sangriento enfrentamiento que se avecina (la parte femenina) y el de un hermano excesivamente violento, casi un psicópata, y autoritario (la parte masculina), en definitiva como un representante sincrético de la humanidad.

El juego de guerra que Ender debe ganar para graduarse en la Escuela Espacial de Guerra, es cada vez más agresivo y terrible, hasta que éste descubra, ganando/perdiendo, que el juego no era tal. El desenlace violento y cibernético nos deja un amargo sabor.

Este libro marca el inicio de la conocida Saga de Ender que continuaría con: LA VOZ DE LOS MUERTOS (1986) y ENDER EL XENOCIDA (1991), y donde Ender intentará de alguna forma compensar su actuación inicial.

El libro se lee de un tirón y evidentemente es de imprescindible lectura para los que desean adentrarse en la buena literatura de ciencia-ficción.

Y un pero sobre el autor, su gran habilidad para influir en la mente de los lectores y el posible cariz negativo que dicha influencia puede tener cuando sus obras toman tintes partidistas, doctrinarios o sectarios (esta relacionado con los mormones) que conste que no tengo nada en contra, ni tampoco a favor claro, sobre los mismos. Creo que es conveniente estar al tanto de estos aspectos.

© Jaume March, (483 palabras)