AURA
AURA Carlos Fuentes
Título original: ---
Año de publicación: 1969
Editorial: Era
Colección: ---
Traducción: ---
Edición: ---
ISBN:
Precio: 69 MXN
Comentarios de: Sergio Mondragón López

LEES ESE ANUNCIO: UNA OFERTA DE ESA NATURALEZA no se hace todos los días.

Así comienza la novela corta del escritor mexicano Carlos Fuentes, donde un anuncio de periódico, como cualquier otro, es leído por Felipe Montero, quien descubre una misteriosa invitación, como si fuese dirigido solo para él; lee al siguiente día el mismo anuncio donde solicitan historiador joven, con ciertos requisitos que sólo él cumple, la paga por demás es generosa: cuatro mil pesos, así que decide ir a la calle de Donceles 815, un viejo edificio del centro de la ciudad, antiguo palacio colonial; en él encontrara a Aura, joven hermosa; a la señora Consuelo, mujer siniestra de edad avanzada y a su destino, al traspasar el umbral de la vieja puerta de madera, nunca más saldrá.

El tema principal de la novela es el amor de una pareja que intenta traspasar el limite del tiempo y convertirlo en eterno, más allá de un relato de terror o miedo, Aura se torna en una bella historia de amor y de reencuentro, a los personajes no les importó penetrar las barreras del tiempo y el espacio para reencontrarse; lo que es malévolo se convierte en un cuerpo hermoso lleno de luz (recordemos que Aura en parapsicología es una irradiación luminosa de carácter paranormal alrededor de los cuerpos) en sí la señora Consuelo se convierte en Aura.

Un tema adyacente es la búsqueda del hombre (mujer) por la eterna juventud, a través de la alquimia, la hechicería y la magia.

Los personajes de la novela son:

Felipe Montero = general Llorente.

Aura = Señora Consuelo.

El tiempo de la obra habla de la época actual, en la que se incluye un juego de tiempo, un sistema de regresión, que no es lineal, si no circular, ya que Felipe Montero se ve involucrado en el pasado en la figura del general Llorente, piensa y se reconoce como la reencarnación de el general.

Hay belleza en el estilo como en las formas literarias, de hecho, Fuentes emplea una nueva técnica con gran tino, y al leer captamos y quedamos envueltos en un limbo de misterio y simbología, ese limbo es un sueño vivido y compartido con los personajes de la novela de ficción.

Dentro de la simbología resalta el color verde, tomemos como ejemplos la tafeta verde, la ropa de Aura, los ojos de ella, las plantas que están en la entrada de la casa, etc., con este color el autor nos da a entender que hay vida, paz, recuerdos de mar y bosque.

Los animales también están presentes dentro de la simbologia:

El perro: La manija de cobre con que llama a la puerta Felipe Montero.

El conejo: Saga, el compañero de la señora Consuelo; aquí quiero comentar que los conejos están vinculados a la vieja divinidad de la tierra madre.

Los gatos: Son signo contradictorio en el texto pues son objeto de odio y maltrato, pero también de amor.

El macho cabrío: Santo y divino para unos, por su masculinidad, satánico para otros.

Carlos Fuentes nos lleva al tiempo en que se escribió y recreo la novela, nos da pistas de aquel México que vivió, ejemplo de ello seria el párrafo este conglomerado de viejos palacios coloniales convertidos en talleres de reparación, relojerías, tiendas de zapatos y expendios de aguas frescas… de aquel centro antiguo de la ciudad, de la calle de Donceles; o los camiones de aquella época (me imagino anteriores a los famosos chatos amarillos) que costaban treinta centavos el pasaje.

Para concluir mi reseña me gustaría hacer un comentario con respecto a la actitud que tomó el señor Carlos Abascal, actual Secretario de Gobernación diciendo que era literatura impropia para la juventud, tachando la novela de obscena y sucia, esto se generó cuando en el colegio donde asiste su hija (al parecer colegio de religiosas) su maestra de literatura recomendó la lectura del citado texto, cuando el señor Abascal se enteró hizo que destituyeran al mentor, generando una polémica que gano las primeras planas de los diarios.

A mi parecer la novela toca un erotismo muy subliminal, en ningún momento es sucio, sucio el material pornográfico que se exhibe sin más en puestos de revistas, sucio es la violencia diaria que se da en el país sin que nadie haga nada, eso si es sucio, esto es literatura. Respeto el punto de vista religioso del señor pero no todos piensan igual, aparte de que está en un puesto público donde es objeto de todas las miradas.

Apartándome de este pequeño comentario, la novela es muy recomendable por su belleza de estilo, para explorar esa zona del arte donde el horror engendra la hermosura.

© Sergio Mondragón López, (775 palabras) Créditos