Hard

El hard es la ciencia-ficción que se sitúa en un marco físico coherente y en un entorno completamente respetuoso para con las teorías y conocimientos científicos y técnicos del momento de redactar la obra.

El argumento puede estar basado en alguno de estos conocimientos, siendo la solución o causa de los problemas de los protagonistas, aunque también es posible que el autor se limite a respetar las leyes de la física, de la biología (no son posibles los viajes hiperlumínicos, los hibridos humano-alienígena son altamente improbables) etc., de forma que la narración resulte altamente creíble, hasta para el lector más crítico.

Por otro lado, hard es un termino inglés que, literalmente, significa duro. Por ello, en ocasiones, se lee el termino ciencia-ficción dura, en un alarde de traducción literal y mal entendida, por cuanto en español la dureza de una obra se mide más por parámetros de crudeza narrativa y la total falta de concesiones hacia la sensiblilidad del lector. En ese sentido, suele ser más duro el soft, que el hard. Un acercamiento más correcto (aunque ciertamente incompleto) sería el de ciencia-ficción tecnológica

En el aspecto estilístico, el hard da pie a horribles panfletos más parecidos a libros de texto que a obras literarias. Algunos autores creen que, para dar ese toque científico a su obra, deben explicar con pelos y señales las teorías y procesos que llevan a la consecución de los objetivos de los protagonistas, generalmente mediante disgresiones que en muy pocos casos alcanzan un mínimo de amenidad que las haga, al menos, ilustrativas.

El buen hard se limita a mantener la coherencia con los conocimientos del momento, sin servirlos crudos, y a lo sumo (como en el caso de que el argumento esté basado directamente en ellos) conseguir un tono lo bastante didáctico en las inevitables disgresiones para que el lector con insuficiente o nula preparación técnico-científica sea capaz de seguirlos sin dificultades. ¡A la vez que aprende algo!

En cualquier caso, es más común encontrar obras que resultan ser una mezcla de tendencias que aquellas que únicamente se centran en un aspecto de la ciencia-ficción.

© Francisco José Súñer Iglesias, (360 palabras)