Alien

Uno de los monstruos extraterrestres más famosos de la ciencia-ficción cuyo nombre proviene, al parecer, de un juego de palabras en inglés, ya que alien significa extranjero, pero también alienígena, es decir, una forma de vida ajena a la Tierra. Su origen fue la película ALIEN, EL OCTAVO PASAJERO dirigida por Ridley Scott en 1979 y pronto convertida en uno de los clásicos más famosos del género. A ésta seguirían ALIENS, EL REGRESO (James Cameron, 1986) ALIEN 3 (David Fincher, 1992) ALIEN 4: RESURRECCION (Jean-Pierre Jeunet, 1997) y el curioso cross-over ALIEN VS. PREDATOR (Paul W. S. Anderson, 2004) junto con la habitual parafernalia de todo tipo de historias apócrifas, cómics y videojuegos más o menos ortodoxos que suelen ser habituales en estos casos. Actualmente se está rodando una segunda entrega del cross-over dirigida por Colin Strause y Greg Strause, estando previsto su estreno, con el título en inglés de ALIEN VS. PREDATOR: SURVIVAL OF THE FITTEST, para la segunda mitad de 2007.

Los aliens, procedentes de algún remoto y desconocido lugar del universo, son probablemente los depredadores más feroces de toda la galaxia, a lo que se une su condición de parásitos durante al menos varias etapas de su complejo ciclo de vida. Éste comienza cuando la reina, de forma similar a como lo hacen las reinas de insectos terrestres tales como las abejas o las hormigas, pone los huevos, de los que nacen unas larvas insectoides (llamadas facehugger) que para madurar precisan de un huésped externo, como por ejemplo un humano. Al entrar en contacto con éste la larva se aferra fuertemente a su presa de forma que no puede ser separada sin provocarle la muerte, introduciendo en su interior una segunda fase larvaria tras lo cual se desprende del huésped y muere.

La larva interna (o chestburster) se desarrolla y crece en el interior del cuerpo del huésped, alimentándose de sus reservas. Cuando ha adquirido suficiente tamaño lo abandona perforando los tejidos que se interponen en su camino y provocando su muerte. Esta segunda (o tercera) fase inmadura ya no es parasitaria, sino cazadora, alimentándose de presas que atrapa y devora hasta que crece lo suficiente como para convertirse en un alien adulto.

Los aliens adultos, equivalentes a los soldados de los insectos sociales, son unos individuos recubiertos con un exoesqueleto acorazado, y están provistos de dentaduras, garras y hasta una larga cola en forma de látigo y terminada en una punta aguzada que les convierten en un peligrosísimo enemigo; hasta su sangre es altamente corrosiva.

Durante la fase parasitaria de su vida, y dependiendo de las características genéticas de sus anfitriones, los aliens pueden intercambiar parcialmente su material genético con el de éstos, lo que provocará diferentes modificaciones en su organismo durante la etapa de adulto, y asimismo son susceptibles de hibridaciones con todos ellos.

© José Carlos Canalda, (473 palabras)